Buenas prácticas empresariales-Nuestra guía moral durante la pandemia

Comparte en tus Redes Sociales
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer

Hemos puesto en práctica nuestra guía moral de buenas prácticas empresariales, en línea con nuestra calidad humana y con las necesidades y la urgencia de estos momentos de pandemia. Nos enfrentamos  al dilema de tener que servir a todos aquellos clientes, habituales y nuevos, que nos han solicitado EPIS y muy especialmente guantes, teniendo que decidir en todo momento qué casos son prioritarios y qué otros casos no. Todos nuestros clientes son importantes y queremos servir a todos, pero no todo tienen el mismo tipo de necesidad.

Foto de Karolina Grabowska

 ¿Cómo hacer para responder a una demanda que multiplicaba por diez lo de años anteriores contando con un suministro de stock limitado?

Si bien como empresa necesitamos beneficios para poder mantenernos a flote y seguir creciendo, por otro lado hemos puesto ciertos límites a nuestro canal comercia a la hora de cerrar ventas. Nos hemos querido mantener siempre fieles a nuestros principios y nuestra moral corporativa. La demanda ha subido en estas pasadas semanas exponencialmente mientras que la oferta escaseaba y por eso hemos tenido que ser muy precisos a la hora de seleccionar a aquellos clientes cuya necesidad y urgencia eran extremas.

Pese a la opinión contraria de muchos y pese a la mala reputación que muchos medios de comunicación se empeñan en atribuir a los empresarios y empresas de este país, no todo vale y menos, en momentos de crisis cuando lo más importante es ser solidarios. Al igual que hay ciertos límites morales que deben primar a la hora de cerrar acuerdos comerciales, también debe haber ciertos límites a la hora de establecer precios para productos que pueden ser de primera necesidad. Por ello hemos establecido ciertos parámetros internos, una guía de buenas prácticas empresariales, que van más allá de lo denominado como “política de empresa” porque forman parte de nuestros valores, nuestra ética y moral como empresa y, en definitiva, de nuestro propio espíritu corporativo.

 Buenas prácticas-Clientes prioritarios para suministro de EPIS frente a COVID-19

buenas prácticas empresarias frente a civid-19Foto de sasint–3639875

La condición básica es que fueran clientes nacionales. A partir de aquí estos han sido los criterios que hemos seguido a la hora de seleccionar a nuestros clientes y por orden de prioridad:

  1. Hospitales y centros sanitarios
  2. Centros de Investigación
  3. Clientes habituales de otras industrias.
  4. Clientes nuevos con un reputado historial empresarial contrastando si su actividad principal requería del uso de medios de protección en esta nueva situación.
  5. Otros casos especiales (intentando cubrir diferentes colectivos).

Malas prácticas- Clientes descartados para suministro de EPIS frente a COVID-19

Woman in a protective suit. Person in a mask. Woman with a dog.

Estos han sido los criterios que hemos seguido a la hora de descartar clientes:

  1. Empresas de dudosa procedencia (donde no se puede contrastar ni la identidad de la empresa ni de la persona de contacto)
  2. Ofertas de dinero astronómicas con pagos al contado y en el acto.
  3. Empresas de otros sectores que no estén directamente relacionadas con la sanidad o la investigación y donde no estuviera contrastada su necesidad de material.
  4. Llamadas con encargos de supuestas terceras personas.
  5. Contactos sospechosos de utilizar nuestros productos para especular.
Política de precios justos y razonables en tiempos de crisis

Nuestro objetivo prioritario son nuestros clientes, sus necesidades de suministro y la entrega de sus pedidos en el menor tiempo posible y a precios competitivos.  Esta ha sido siempre nuestra política y es la que aplicamos durante estas duras semanas frente a la COVID-19. Los precios que ofertamos de todos nuestros EPIS son precios razonables y acordes con la calidad y las especificaciones técnicas de todos nuestros productos. Lo que no vamos a hacer nunca es ofrecer estos mismos productos incrementando los precios al 300, 400 o 500% por cien, como estamos viendo en algunos sectores y como muchos nuevos proveedores han venido a ofrecernos, porque esto ni es moral ni es sostenible.

Trabajamos con marcas de referencia en el sector y nunca, en el caso de los EPIS, hemos querido trabajar por debajo de la calidad que nosotros consideramos necesaria para determinados tipos de trabajos, especialmente aquellos relacionados con nuestro personal sanitario e investigador. Ellos son precisamente los que necesitan una mayor protección y protegerles adecuadamente debe ser la máxima prioridad nacional.

Tenemos la conciencia tranquila: un valor incalculable dentro de nuestro modelo empresarial

Aunque están siendo semanas frenéticas de poquísimo descanso, podemos tener la conciencia tranquila y dormir en paz cada día. Sabemos que estamos haciendo un buen trabajo, ayudando a todos nuestro clientes, suministrándoles EPIS de la máxima calidad y centrándonos en los que más los necesitan. No estamos en el momento de especular ni de lucrarnos a costa de los más necesitados, sino todo lo contrario, estamos aquí para ayudar en todo lo que podamos. Nos apoyamos siempre en nuestra ética empresarial, en nuestra “moral de empresa” y creemos en las relaciones honestas y comprometidas, largas y duraderas.

Comparte en tus Redes Sociales
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Buffer this page
Buffer
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.